jueves, 20 de agosto de 2015

Cuestas

"Defender mi ideología, buena o mala, pero mía, tan humana como la contradicción".


Llevaba unos días diciendo que, finalmente, había decidido no hacer más entrenamientos de calidad. Sin embargo, tras encontrarme ayer con unos conocidos, me puse a pensar y, una vez más, me di cuenta de que esta, en teoría, debería ser la temporada de mi regreso a la competición. Entonces, ¿qué leñes estoy haciendo? El ponerme a pensar un poco me abrió la mente (buena falta tenía...) y me di cuenta de que estaba tirando un proyecto bastante interesante por la borda, así, de un día para otro, por el simple hecho de tropezarme contra un muro. ¿A qué aspiro entrenando así? Sigo manteniendo que de esto no voy a vivir, que tampoco creo tener tantas cualidades como mucha gente me ha dicho, y tampoco tengo entre mis objetivos dedicarme al atletismo profesional, pero sí tengo entre mis objetivos salir en las competiciones a sufrir un poquito y ver qué es lo que pasa, algo que, lo que yo o no, requiere de un buen entrenamiento, no hay más. 
La frase que puse de Miguel Ríos, del tema "A todo pulmón", me viene al pelo ahora mismo. Yo, que con esto de las preparaciones tan pronto digo blanco como negro, suelo utilizar bastante esa frase, y, además, desde ya hace tiempo. Creo que se adapta bastante a cómo soy desde que me lesioné y me vine completamente abajo para llevar preparaciones más o menos serias y para salir a darlo todo desde el primer metro en las competiciones. Con el tema de la ideología, sigo pensando lo mismo de algún tema desde que aquel octubre de 2013, Así que... "defender mi ideología, buena o mala, pero mía, tan humana como la contradicción".

Carrera Popular "Vicente Martín"-La Zarza
Todo esto viene a cuento porque hoy me puse manos a la obra para ver si consigo concienciarme y entrenar ya de una vez en serio. Así, esta mañana me puse manos a la obra con la primera sesión de calidad de esta temporada. Como de costumbre, inicié el entrenamiento con un calentamiento de cuatro kilómetros. Completada esta parte, me puse manos a la obra con el plato fuerte, siete repeticiones de algo más de 400 metros en cuesta, recuperando en la bajada. La verdad es que me noté muy bien mientras hacía las subidas, entre otras cosas porque llevaba el viento a favor. Los tiempos han sido relativamente constantes, entre 1'38 los primeros y 1'45 los últimos. Y, como de costumbre, sigo haciendo las primeras series más rápidas que las segundas. Siguiendo con lo marcado, tocó ponerse manos a la obra con la transferencia, haciendo 5x200. Para hacer esta parte, estuve en la orilla del Duero, pues hacer estas series por la acera me resultaba algo más incómodo. Para acabar, tocó rodar dos kilómetros cómodos para soltar. Así, he completado un total de algo más de 13.70 kilómetros en 56'31", a 4.07 min/km y 169 pulsaciones medias. Debo reconocer que he acabado muy contento de esta sesión de calidad.

No tiene nada que ver con lo que estoy hablando en esta entrada, pero vi la foto
y me encantó la planta que tiene mi tocayo Alejandro Valverde encima de la bici,
aunque la foto ya es un poco antigua.
¿Y qué es lo que intentaré hacer ahora entrenando? La verdad es que el entrenamiento de hoy me ha dejado la moral por las nubes porque me he encontrado muy, muy bien, aunque los tiempos que he hecho en las cuestas, debo reconocerlo, han sido mucho peores de los que he llegado a hacer en esta misma subida hace tres años. Pero, con la motivación extra que me ha dado este entrenamiento en cuestas, e intentando mentalizarme de que no puedo seguir a base de rodajes para lograr una mejora decente, tocará comenzar de nuevo a hacer calidad. Así, mantendré la estructura de hacer, por norma general, tres días de calidad (martes, jueves, sábado), haciendo el resto de los días rodajes. Digo por norma general porque, por ejemplo, la próxima semana serán dos días en vez de tes. Haré martes una series largas y luego rodaré cómodo hasta la competición del viernes, rodando el resto de los días a excepción del sábado, que descansaré. 
Sé que estamos a principios de temporada, pero voy a probar a ver si soy capaz de entrenar una temporada completa "a mi manera". Estoy seguro de que no es ni la mejor ni la más acertada, pero creo que de vez en cuando es bueno experimentar y ver cómo reacciona nuestro cuerpo, pues considero que es la mejor forma de conocernos y ver en qué situaciones reaccionamos mejor y cuánd reaccionamos peor, y también que, por muchas veces que nos digan una cosa, hasta que no nos damos el porrazo no espabilamos. Yo ya me lo di una vez (entre otras muchas) con una lesión, que el año pasado por estas alturas me estaba amargando la existencia, y creo que desde entonces voy mirando mucho más los kilómetros y las sensaciones, aunque sigo haciendo mis barbaridades kilómetricas, y que duren, por supuesto.


Ahora, estoy en la elaboración del que espero que sea un plan de entrenamiento ya definitivo. Entre otros objetivos, están los 10 kilómetros de Villarrín de Campos y León, y el 5000 de Moraleja del Vino. Esos serán mis objetivos más cercanos. Y por supuesto, los crosses. Qué bonitos son los crosses, aunque yo no me he considerado nunca un corredor de esa disciplina. Aun así, me encanta participar en ellos, aunque luego las acabe pasando canutas para llegar a la meta o para seguir el ritmo del grupo. Si os digo la verdad, me considero un atleta más de asfalto, pero me lo paso tan bien compitiendo en 10.000 como en cross, así que, aunque no se me den bien, ¡vamos a por ellos! No sé en cuáles participaré esta temporada, pero espero poder participar en muchos, aunque sea solo por el mero hecho de poder participar y mancharme de barro, que, para mi, es casi lo más bonito del campo a través. También me gustaría debutar en alguna prueba nueva, como puede ser perfectamente la San Silvestre de Salamanca. Con esta prueba siempre digo lo mismo, llevo dos años diciendo que la corro, pero nunca he ido. A ver si este año se me logra y voy a que los compañeros charros me hagan sudar un poco la gota gorda. Todo esto lo iré incluyendo en el plan según pasen las semanas. Por ahora, me haré uno de 12 semanas, el cual tendré que ir acoplando luego según vaya confirmando las pruebas a las que acuda. Por ahora, hasta octubre, más o menos sé cuáles correré, pero a partir de ahí no lo sé.
Nos vemos... haciendo deporte, claro.

1 comentario:

DAVICHU COD dijo...

Bueno,Alejandro,te veo tan centrado como siempre,y poco a poco vas a ir ganando forma.Para finales de año se te puede quedar un puntito muy bueno.
Si vienes a la San Silvestre de Salamanca seguro que repites.Es una carrera con un ambientazo inigualable.
Ánimo y a seguir así.