jueves, 21 de agosto de 2014

Y más bici

Me pongo a escribir estas líneas tras una sesión por la tarde de bici de montaña, en el día anterior al de descanso y un día también marcado porque es el séptimo que llevo sin encadenar una zancada. ¡Una semana! Ésto empieza a ser desesperante, yo quiero correr, pero ésto manda y tengo que hacerle caso. Qué remedio. La lesiones son así, tenemos que aprender a convivir con ellas, algo que a los que somos unos locos por el deporte nos cuesta. Menos mal que por lo menos tengo deportes alternativos.
Hoy salí otra vez en bici, en esta ocasión con mi tío, para rodar durante un rato. La sesión estuvo bien, recorrido con algún repecho, y una subida final antes de entrar en la ciudad que me ha sirvió para ver que si en llano voy mal, cuesta arriba voy peor. Las piernas no se acaban de acostumbrar a los pedales, y el pulso, después de los kilómetros que llevábamos, también lo notaba. Finalmente hemos acabado con casi 73 kilómetros en 2h42'26", a una media de 26,90 km/h y 153 pulsaciones medias.
La molestia, pues bueno, cuando la bici botaba o me pasaba de cadencia intentó dejarse ver. Parece que va algo mejor, pero no acaba de irse. Estoy un poco harto de eso, de tener que estar montando en bicicleta cuando a mi lo que me gusta es correr, encadenar una zancada tras otra. Me propuse que ésta sería la temporada de mi regreso a disputar las pruebas populares (por supuesto), con el objetivo de bajar de 35 minutos en 10.000 y, por qué no, debutar en media maratón, por supuesto en Zamora, pero con esta molestia tocando las narices y sin saber cuánto voy a estar parado, me da que todos esos objetivos o me los planteo para julio o ya voy a tener muy difícil el poder lograrlos. Si nos ponemos a hacer cuenta, a este paso mínimo me caen las dos semanas sin correr, con eso y que la lesión no me vuelva, me tiraré otro mes a base de rodajes, más luego volver con las series cuando ya debería llevar más o menos dos meses, total, que ya parte de la temporada perdida. Pero ya lo dije, hasta que no me vea recuperado y en forma no me cuelgo un dorsal, ya bastante me está amargando la lesión y el hecho de no andar nada cuando vuelva, como para encima hacerlo en competición al ver que no voy como yo quiero. Así, hasta que no vea que estoy lo suficientemente en forma como para poder disputar una prueba decentemente, seguramente no me colgaré un dorsal. Si para entonces ya estoy corriendo, porque no las tengo todas conmigo, el día 14 estaré presente en la legua que hacen junto a la Media Maratón de Valladolid, pero a rodarme. Desde entonces y hasta que no haya cogido la forma, solo entrenaré. Supongo que me tocará perderme alguna prueba como El Caracol o Villadepera, pero bueno, todo sea porque luego pueda competir bien en otras.
Por ahora, solo espero que esta dichosa molestia se me quite y pueda volver a correr. Siendo sinceros, y como he dicho siempre, la bici no es que no me guste, pero es que correr me encanta, y por supuesto que está por encima de la bici y de cualquier otro deporte. Éstos son mis gustos, a mi me pasa con la carrera a pie igual que a otros les pasa con la bici, quienes prefieren las ruedas a las zapatillas. Yo, por supuesto, no.
Nos vemos... haciendo deporte, claro.

2 comentarios:

DAVICHU COD dijo...

Mucho animo tio,la verdad que las lesiones son muy puñeteras.Yo he tenido gripe y no he podido entrenar durante una semana.Me he perdido algun entreno importante y tambien tendre que cancelar mi participacion en una carrera.En fin,paciencia y disfruta con la bici.

Alejandro, el webmaster dijo...

Gracias Davichu, habrá que tirar de paciencia hasta que se quite, qué le voy a hacer. Espero que no tarde mucho, uno se acaba desquiciando con esto. En fin, lo que es la temporada ya la doy prácticamente por perdida, porque sin una base correcta no se puede hacer nada, pero por lo menos volver a correr y ya preparar la siguiente.